Los beneficios de la meditación

YOGA | MEDITACIÓN

Con la meditación podemos obtener las herramientas necesarias para alcanzar un mayor bienestar y disfrutar de una vida mucho más plena y feliz. ¡Te hablamos de todos los beneficios de la meditación en este artículo!

La meditación es una técnica de relajación y conexión con nuestro inconsciente que ayuda a aliviar la ansiedad, los miedos o el estrés, entre otros. Por eso es considerada una de las sendas más efectivas hacia la felicidad.

Mediante la práctica regular de la meditación lo que generamos es una mayor claridad de pensamiento, la cual nos permite controlar nuestra mente independientemente del entorno que nos rodee. Meditar no consiste en suprimir los pensamientos, sino en tomar consciencia de ellos para poder transformarlos, transformando así también nuestras vidas desde la plena conexión con nosotros mismos. En nuestro artículo qué es meditar te contamos en detalle en qué consiste el estado de meditación.

Los 10 beneficios principales de meditar

Reduce el estrés y la ansiedad

El estilo de vida característico de las sociedades occidentales puede conducir a muchas personas a padecer estrés, un estado que, en altos niveles, o si la situación persiste, puede desencadenar importantes problemas de salud. Se ha demostrado cómo con técnicas como la meditación, mindfulness o la práctica del Yoga, se reduce considerablemente los niveles de cortisol, la hormona que libera el organismo en respuesta a situaciones de estrés.

La práctica de meditación diaria aporta la serenidad y la calma necesarias para reducir estos niveles de cortisol, lo que produce mejoras tanto en los procesos cognitivos como en los emocionales. Reduce la ansiedad y otras emociones asociadas, como la ira, la confusión o la sensación de pérdida de control. A nivel fisiológico meditar también tiene efectos positivos puesto que ayuda a reducir  la presión arterial, el ritmo cardíaco y mejora el sistema digestivo. Por tanto, la meditación nos aporta beneficios tanto a nivel físico como mental.

Aumenta la capacidad de concentración

Muchas tradiciones filosóficas y ciencias milenarias, como el yoga, inciden en la importancia de vivir el momento presente como clave para alcanzar la felicidad. Pero ¿cómo podemos tener la mente presente con la cantidad de pensamientos que genera a diario de forma natural? La respuesta es, meditando.

La distracción mental afecta negativamente a determinadas áreas del cerebro ligadas a la capacidad de mantener el pensamiento enfocado y esto puede provocar sensación de infelicidad. La meditación produce cambios en las estructuras neuronales que afectan a la distracción logrando un mayor equilibrio en la actividad cerebral. Esto trae como consecuencia mayor concentración y capacidad de atención.

Mejora la memoria

En la línea de los cambios que el acto de meditar genera en nuestro cerebro, encontramos también una mejora significativa en la capacidad de recordar.

La meditación diaria produce modificaciones en las regiones del cerebro que afectan a los procesos de la memoria. Meditar afecta positivamente en la materia gris de nuestro cerebro, la encargada del control de las emociones y de las respuestas rápidas. Al meditar con regularidad mejoraremos además de la concentración, la capacidad de aprendizaje y la memoria.

Favorece la creatividad

Gracias al estado de calma mental que aporta la meditación se obtiene una mejora también en la capacidad de generar ideas. Meditar favorece el desarrollo del pensamiento creativo y la creación de nuevos mapas mentales.

Cuando meditamos estamos mejorando tanto nuestro pensamiento divergente, el que permite a la parte consciente de la mente abrirse a nuevas ideas y perspectivas, como el convergente, el relacionado con la lógica y la agilidad mental para resolver conflictos. Así, con la meditación nuestra capacidad para generar nuevas ideas y pensamientos de manera más rápida será más eficiente e ilimitada y nos volveremos así más creativos.

Desarrolla el autoconocimiento y la inteligencia emocional

La meditación es una herramienta que mejora la autoconsciencia y nos ayuda a avanzar en nuestro crecimiento personal a partir del conocimiento de nuestro ser interior, y del exterior. Meditar nos ayuda a conocernos tanto a nosotros mismos como a los demás.

La necesidad social del ser humano es un punto fundamental a la hora de alcanzar la felicidad. Con la práctica regular de la meditación desarrollamos las habilidades necesarias para relacionarnos de forma saludable con nosotros mismos y con quienes nos rodean.  Así, sentirnos personal y socialmente conectados incrementará significativamente nuestro bienestar y mejorará nuestra calidad de vida.

Potencia las emociones positivas

Una de las grandes aportaciones que ofrece la meditación en nuestro viaje hacia la felicidad es la capacidad de ampliar y construir emociones positivas. A través de la meditación, se produce un aumento de las emociones positivas en la vida cotidiana y esto inevitablemente potencia la aparición de pensamientos positivos.

Meditar nos ayuda a transformar los pensamientos negativos en positivos, y como consecuencia, una mente positiva será una mente sana y longeva.

Previene y combate la depresión

Uno de los mayores beneficios de la meditación diaria es el efecto positivo que produce a nivel fisiológico y mental para combatir los síntomas de la depresión.  Se ha demostrado científicamente que la práctica regular de técnicas como la meditación tienen efectos equivalentes al de los tratamientos con fármacos antidepresivos.

La meditación se convierte entonces en una poderosa herramienta natural para ayudar a controlar y prevenir los estados depresivos.

Reduce el insomnio

Otro de los beneficios principales de la meditación es que mejora la calidad del sueño y reduce el insomnio. Con la meditación no sólo conseguimos reducir los estados de estrés, ansiedad y la depresión, sino que también obtenemos un sueño más reparador.

Al mejorar el control de nuestras emociones y pensamientos durante el día, llegaremos a la noche con la mente más dispuesta a conciliar el sueño y despertar al día siguiente con mayor vitalidad.

Refuerza el sistema inmunológico y el cerebro

Diversos estudios han demostrado cómo a través de la práctica diaria de meditación, se producen efectos positivos en el cerebro y en la función inmune.

Existe una relación directa entre la meditación y el envejecimiento mental, puesto que la mejora en la concentración y la flexibilidad mental que se consigue gracias a la meditación nos ayuda a proteger el cerebro del deterioro cognitivo. El cerebro es el órgano central de nuestro sistema nervioso, y es tan importante ejercitarlo y cuidarlo como lo es realizar gimnasia y cuidar nuestro cuerpo físico.

Reduce el dolor

Otro beneficio de la meditación es que es capaz de aumentar la tolerancia ante el dolor físico. La meditación provoca cambios en los procesos cerebrales que actúan en la modulación del dolor. Estos cambios favorecen positivamente la tolerancia ante el sufrimiento físico y disminuyen la sensación de dolor.

Como conclusión, podemos decir que la práctica regular de la meditación no sólo aporta calma mental y armonía interior, sino que también ofrece una gran cantidad de beneficios en nuestro organismo que contribuyen a mejorar nuestra salud y nuestra calidad de vida.

¿Y cómo sé que la meditación funciona? 

La mejor manera de saber si la meditación es efectiva o no, es que la experimentes por ti mismo. Si aún sientes cierto escepticismo te animamos a que pruebes, no hay nada que perder y sin embargo, mucho que ganar.

Si bien, aunque el proceso de meditación parece sencillo, no lo es tanto despegarnos de nuestro consciente y llegar a tener una sesión de meditación agradable. Si quieres empezar te recomendamos que no lo hagas de golpe; acude a un profesional o empieza por dedicarte cinco minutos a respirar profundamente. En nuestro artículo «consejos para meditar» te damos algunas pautas que debes tener en cuenta antes de empezar a meditar.

Ten en cuenta que meditar no es un ejercicio con beneficios inmediatos, requiere de paciencia y de constancia para empezar a notar sus beneficios. ¡Todo es empezar! Si te cuesta mucho meditar por ejemplo en una postura sentada, puedes empezar probando Yoga Nidra, el yoga del sueño consciente. ¡Sus efectos inmediatos te sorprenderán! En nuestros cursos de Yoga Nidra podrás adentrarte en el mundo de la meditación y empezar a experimentar desde ya sus muchos beneficios.

Gracias por leernos 🙂
Namaste